Mi Ulises

foto niñaLa noche antes de salir me dijo: “hija, nos vamos, haremos el mayor viaje de nuestras vidas, será duro, algún día lo contarás orgullosa”. Yo cogí la foto de mamá y de Hassan, mi hermano, estarán siempre junto a mí. Me ha dicho que me llevará a Ítaca y que allí volveremos a tener un país donde vivir. Mi papá es como Ulises.

1 de enero de 2015. No puedo parar de llorar. Dejo atrás el cielo lleno de humo, ése que mirábamos cada mañana antes de que los mataran. Durante días discutieron sobre si tendríamos que emigrar, la decisión llegó tarde. Él era el más optimista, no tiene la culpa, llora cada noche.

27 de enero de 2015.  Papá dice que hemos tenido mucha suerte. Hemos cruzado Alepo, lleno de casas destruidas y ya estamos en Turquía. De aquí era mi abuelita. Hemos encontrado una ciudad inmensa repleta de sirios, no he visto aún a nadie de mi pueblo. Por fin hemos comido algo distinto a galletas y pan duro, hay profesores con chaquetas azules que cantan con nosotros. Esta ciudad se llama campamento de refugiados.

1 de marzo de 2015. Me despierta temprano, “¡nos vamos!” Me dice. Ha vendido algunos recuerdos de la abuela a unos soldados y dice que podremos hacer un largo viaje en autobús hasta el mediterráneo. Me da pena tener que despedirme de Budi y Alhaya, son desde que llegamos aquí mis muy mejores amigas. Hoy es mi cumpleaños, a papá se le ha olvidado pero no me importa, ya tengo diez años.

15 de agosto de 2015. Hemos llegado a  Izmir, en Turquía. Estamos cerca del mar. Dos días llevábamos acampados en un parquecito muy bonito hasta que hoy la policía nos ha conducido hasta un estadio de fútbol, parece un hormiguero de sirios. Un señor enfadado nos advierte que nos devolverán a otro campo de refugiados, pero mi papá me susurra que de eso nada: “¡nos espera el mar Egeo!”.

1 de septiembre de 2015. Ayer fue la gran travesía. Mi papá desde que llegamos no para de darle gracias a Alá; creo que mamá y Hassan nos ayudaron desde el cielo. Metí las fotos y el diario en una bolsa bajo el chaleco salvavidas. Muchos niños lloraban, las madres rezaban y los padres apretaban los dientes tan fuerte que alguno saltó por los aires. Han sido horas escuchando olas romper en la vieja barca hasta que por fin él, mi Ulises, gritó ¡tierra!.

Estamos en la Isla de Klos y desde aquí seguiremos viaje. ¿Ya estamos en Ítaca?, Europa la llama mi padre, espero no molestar.

The following two tabs change content below.

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

Latest posts by Andrés García (see all)

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

You may also like...

Deja un comentario