Morir de industria o de hambre

“Es mejor morir de industria que morir de hambre”, eso decía alguno ante el inminente cese de los vertidos. Creo que lo mejor, en cualquier caso, es no morir de nada de eso. Imagino que con “morir de industria” se refería a esas enfermedades relacionadas con la contaminación ambiental. Lo de “morir de hambre” supongo que será una referencia a los trabajadores que quedarán en el paro, porque de hambre no creo que se vaya a morir nadie, así, literalmente.

No podemos olvidar que el cese de los vertidos responde a una decisión Judicial, dilatada durante muchos años. Las “Mesas” de la Ría no han hecho más que defender el futuro ambiental de Huelva, y no es de recibo convertirlas en la diana de tanta crítica furibunda. Me parece que la mancha de fosfoyesos que dejan sí es criticable: un legado de contaminación que durará muchos años, y cuya recuperación, si se acomete, habremos de pagar los contribuyentes.

No es incompatible un futuro ambientalmente sostenible con el empleo. Hacer de esto una herida abierta en una ciudad con tanto problemas no parece inteligente. Así que deberíamos calmar los ánimos, y mirar hacia delante con optimismo. Estoy seguro de que mañana esta ciudad no se arrepentirá de haber parado los vertidos, sino de no haberlo hecho mucho antes.

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario