Movilizados

Hay en este ciudad más móviles en uso que habitantes. Raro. Y eso sin contar los numerosos móviles “útiles” que andan por los cajones, abandonados mucho antes de finalizar su vida útil. Al año y medio aproximadamente nos deshacemos de un aparato que está pensado para aguantar 10 años. Esta renovación obsesiva de móviles está empezando a convertirse en un problema ambiental de primer orden: los móviles son residuos altamente tóxicos y difícilmente reciclables. Menos de un 10% están siendo [reciclados->http://www.ecologiaverde.com/2007/05/04/campana-para-fomentar-el-reciclaje-de-moviles/] actualmente. ¿El resto?: acaba en los vertedero, con el riesgo de liberar metales pesados y otros tóxicos a los acuíferos o a la atmósfera; o [se envía a los países pobres->http://www.choike.org/nuevo/informes/1081.html] encubierto como tecnología de 2ª mano que jamás llega a utilizarse y que se convierte en basura contaminante. Es decir: nuestras pequeñas decisiones (cambiar de móvil) tienen repercusiones globales, hay un coste ambiental que nadie está pagando. O mejor dicho: que están pagando otros con su salud y su entorno. Esta obsesión por tener el último teléfono, el de más prestaciones, el más moderno y funcional, si no se equilibra con las posibilidades reales que existen de reabsorber tanta batería de litio, tanto chip, tanto plástico, estarán provocando una perdida de recursos naturales irreparable. Hablaremos por el aparato más rabiosamente de moda, pero habremos causado un impacto ambiental del que ni siquiera, en la mayoría de los caso, somos conscientes.

[Album->http://www.dosorillas.org/ tmp/Albunes/Pobreza Cero Oct 07/index.html]

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario