Nadando en sangre

Las costas andaluzas, entre ellas las de Huelva, se verán regadas en los próximos días con la llegada de los cuerpos fríos de nueve niños ahogados. Llegarán desechos, podridos y roídos, pero aún así podremos distinguir que pertenecían a niños, sólo niños, lanzados al mar en un precipitado funeral. Gente que se quedó sin risas, sin besos, sin presente ni futuro, expulsados de la vida por la pobreza, por nuestras políticas llenas de cláusulas aberrantes, por nuestra incapacidad para acoger al que viene de fuera, por nuestros miedos y nuestros privilegios. Su agonía y su muerte no pueden olvidarse como la de tantos otros ni ser la anécdota que puso a prueba el estómago de alguien, debe ser el hecho determinante que nos invada de vergüenza y nos haga reaccionar, que nos haga mirar definitivamente al sur para cambiar la realidad que ahoga a nuestros hermanos. Cuando este fin de semana nos acerquemos a la playa y nos echemos al mar, guardemos el debido respeto, sin querer vamos a profanar la fosa acuática de nueve niños. Guardemos silencio, al menos un instante, en su recuerdo, hagamos nuestra la sangre de los inocentes.

The following two tabs change content below.

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

Latest posts by Andrés García (see all)

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

You may also like...

Deja un comentario