No volver a esa senda…

Creo recordar que la cosa no iba bien antes del 2007. Lo digo porque la cantinela de tertulias y editoriales, a derecha, claro, pero también a cierta izquierda, es que tenemos que retomar la senda del crecimiento. Y si la senda que teníamos nos conducía al abismo… ¿para qué retomarla?

Hay dos cuestiones importantes que parece que hayamos olvidado cuando ansiamos retomar aquella senda: por un lado el abismo norte-sur, y las terribles consecuencias que nuestro modelo de consumo (de crecimiento) tenía sobre millones de personas, sobre tantos pueblos. El hambre, la desnutrición, la muerte, eran causa directísima de la expoliación de recursos que ejercíamos sobre ellos. Lo sabíamos, hay cientos de informes que señalan claramente las causas. Nuestro crecimiento sólo era posible pisoteando al Sur.

La otra cuestión: el planeta. Pensar en un crecimiento ilimitado en un mundo finito es del género tonto. Tampoco era ya contestable que estábamos agotando el planeta, que nuestra voracidad arrasaba bosques, mares, montañas. Y que se había llegado a un punto de no retorno en el calentamiento global. Hasta los niños en el colegio estudiaban esto.

Esa era la senda, la senda de la acumulación de inmensas fortunas en un par de cientos de familiar en todo el mundo, a costa de la miseria de muchos millones, la complicidad de otros tantos y el colapso ambiental. ¿A esa senda queremos volver? No puede ser que lo estemos diciendo en serio.

Quiero pensar que la gente con poco de sentido común seremos capaces de conformar un estado de opinión y alternativas lo suficientemente sólidas como para no tener que retornar jamás a esa senda de locura y suicidio colectivo.

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario