Nuevo año, alternativas nuevas

En estos días en que el año llega a su término, toca revisar intentando aprender de lo pasado, para proyectar ( particular y colectivamente) hacia adelante, nuevos deseos e ilusiones. Hay gente que hace tiempo sueña con otros modos alternativos de hacer economía, otros modos más solidarios con la realidad social, con el entorno y con la naturaleza. Son modos que empiezan a dar buenos resultados, quizás porque hay muchas personas compartiendo las mismas inquietudes. Y para poder darlo a conocer, REAS (La Red de Redes de Economía Alternativa y Solidaria) ha elaborado una auditoría social correspondiente al 2014, en la que han participado un total de 320 entidades, con el objetivo de ofrecer información acerca de las estructuras y funcionamiento de las organizaciones vinculadas a la Economía Social y Solidaria, y de la cual se desprenden los siguientes datos: en 2014, entre las 320 entidades participantes se facturaron 237 millones de euros, se pudo dar empleo a más de 7000 personas, de las cuales más de 5000 mil fueron a jornada completa.
Todas esta entidades cumplen con los seis principios que definen a REAS: equidad a la hora de plantear un comportamiento ético, de justicia e igualdad entre las personas, planteando un trabajo digno y en un alto grado una oportunidad de reinserción, mejora de la gestión ambiental, intercambio cooperativo de aprendizajes frente a al espíritu competitivo, sin un fin lucrativo totalizado que sacrifiquen el resto de principios, y un claro compromiso con el entorno enfocado hacia el desarrollo local.
Lo más significativo de este nuevo modo de entender la economía es que las personas que forman parte de esta red, se sienten más auto-realizadas y disfrutan más con su trabajo, dejando de sentir éste como una esclavitud del que solo les puede librar una lotería. Así que aprovechemos este nuevo año, dejemos que se revistan de alternativa en todo aquello que sentimos que no va bien, tomemos conciencia de nuestra responsabilidad en todos los acontecimientos sociales, para así poder ser protagonistas de los cambios. Conozcamos la realidad en la que estamos inmersos y pongámosle nombre para no seguir llamándola por su genérico: crisis. Si llegamos a saber, o por lo menos otear cuales son los verdaderos orígenes que la provocan sacaremos por nosotros mismos la conclusión que por mucho que nos lo quieran vender, es imposible que el camino de salida, sea el mismo que nos ha traído a esta situación.

The following two tabs change content below.

Carmen Murillo

Latest posts by Carmen Murillo (see all)

You may also like...

Deja un comentario