Objeción al político

Hace tiempo que la política dejó de ser un servicio público para convertirse en una carrera profesional, tan bien pagada, que sus emolumentos hacen sonrojar a cualquiera. Y es que pasado el esperpento del cruce de acusaciones sobre nóminas desorbitadas que gobierno y oposición se han escupido, nos quedamos con la sensación de que el resto de mortales, esos que hemos estudiado años, opositado, o pasado procesos de selección hemos equivocado nuestro futuro. “Hazte político, hijo”, le diría una madre hoy a su hijo dubitativo. Lo más triste es que no sólo hablamos de sueldo, es también coche, y móvil, y dietas por asistencia a plenos, consejos de mancomunidades, etc. La ola de la alternancia política debería barrer cada cuatro años este ejército de bien pagados. Pero lo que se merecen es que los contribuyentes hiciéramos objeción fiscal, descontándonos de los impuestos la parte de sus sueldos, ¿no debería ser ya bastante gratificante trabajar por el bien de tu comunidad?

The following two tabs change content below.

Victor Rodríguez

Latest posts by Victor Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario