Otra Andalucía

Otro Día de Andalucía, otro año más reivindicando y celebrando la consecución de la Autonomía. Otro año más con discursos, manifestaciones, folklore y niños cantando el Himno de Blas Infante en los colegios y los institutos. Otro año más con las instituciones pidiendo el protagonismo que en aquel momento tuvo el pueblo, ese pueblo que se lanzó a la calle para hacer realidad el derecho a la tierra, el derecho a la libertad. Ha pasado el tiempo y aquellas reivindicaciones siguen sonando como un eco en nuestros oídos. Andalucía sigue pendiente de la reforma agraria, sigue pendiente de la deuda histórica, sigue pendiente de la industrialización, sigue pendiente del trabajo que no llega. Andalucía sigue siendo una región desfavorecida, sigue vendiendo el “sol” y la “pandereta” como la única forma de progreso posible. Y sigue aumentando el número de personas sin empleo… Y no parece que a estas alturas de la película esa realidad cambie mucho. Basta con ver la celebración del 28 de febrero que ha organizado la Diputación de Huelva: folklore puro y duro.

Hoy celebraremos con fastos y discursos el aniversario de aquella salida a la calle, de aquella reivindicación pacífica. Y en los discursos no apareceránn los jornaleros andaluces que ven como la tierra sigue estando en manos de unos pocos, ni tampoco estarán presentes la familias desahuciadas por la banca y sus secuaces, ni los enfermos que esperan y esperan una intervención quirúrgica, ni los parados, ni los inmigrantes, ni las mujeres maltratadas, ni las que perciben menos salarios que los hombres por el mismo trabajo. Es otra Andalucía alejada de las romerías, de los carnavales, de las ferias y los trajes de faralaes, otra Andalucía que se hace necesaria, abierta al progreso, universal y solidaria, que afronta con ímpetu revolucionario los nuevos retos del porvenir, el reto de la interculturalidad, del mestizaje con otros pueblos hermanos, del reparto de la tierra, del trabajo y del pan.

Esa Andalucía que sufre y comparte hay que introducirla en los Parlamentos, en las Instituciones, porque esa Andalucía ganó en la calle el derecho a ser, el derecho a existir, el derecho a progresar. Es esa Andalucía la que, parafraseando a Carlos Cano, exige “que acabe el paro y haiga trabajo, escuela gratis, medicina y hospital, pan y alegría nunca nos falten, puertas abiertas a los inmigrantes, que haiga cultura y prosperidad”.

The following two tabs change content below.

Dimas Haba

Latest posts by Dimas Haba (see all)

You may also like...

Deja un comentario