Otra verdad incómoda

Ha llegado a Huelva el “Climabús”, un autobús itinerante equipado con una exposición didáctica, de esas que tanto gustan a los niños y que también sirven para que los adultos aprendan. Su objetivo es concienciar sobre el uso reponsable de la energía: “no cambies el clima, cambia tú”, reza el eslogan pegadizo del Climabús. Pero a la vez venimos a enterarnos que la reducción de los servicios ferroviarios ha supuesto que 700.000 toneladas de productos químicos de todo el país -incluidos los de nuestras industrias del Polo- hayan pasado a ser transportados por carretera. Y no sólo es que sea más caro y menos ágil, como protesta la propia AIQB. Es que no sirve de nada que cada uno trate de aportar su granito de arena para revertir esa “verdad incómoda” del cambio climático, si luego quienes más responsabilidad tienen pasan de largo. A veces da la impresión de que se trata de culpabilizar a los ciudadanos cada vez más para seguir actuando de espaldas a la realidad. Si no, díganme: ¿qué sentido tiene cambiar las luces de los semáforos por otras más ecológicas, si el Ayuntamiento se dispone a encender en Navidad más de 200.000 bombillas?

The following two tabs change content below.

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

Latest posts by Mª Angeles Pastor Alonso (see all)

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

You may also like...

Deja un comentario