«Patera»

Embarcación pequeña, de fondo plano, sin quilla. Esa es toda la definición que da la RAE. Pero a estas alturas el imaginario colectivo tiene para esta palabra un sinfín de imágenes: la mayoría dramáticas. La patera es ya el símbolo de las rutas migratorias de África, las hemos visto cargadas de hombres, mujeres y niños, agachados, temblorosos, asustados. En ocasiones cargadas de cadáveres, de tantos que no llegaron a sus destino. La patera es, a un tiempo, un símbolo que nos inquieta, que nos denuncia, que nos duele. Pone de manifiesto nuestra hipocresía, nuestra burda manera de defender un bienestar que, en gran parte, se lo debemos al sur: exportamos sus riquezas, pero no queremos a su gente, nuestras fronteras son permeables al café, a la madera, a los diamantes y los metales, al petróleo, al gas. Pero se cierran indiferentes ante el éxodo masivo del Sur, de aquellos que huyen de la pobreza que nuestra voracidad generó en sus países. La patera es un símbolo de todo eso, una simple embarcación, de fondo plano, sin quilla. Pero tan cargada de tantas cosas que apenas puede mantenerse a flote en el diccionario.

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario