Peatonalización

Parecía imposible peatonalizar la Gran Vía. Y ahí está. Podemos ir más lejos entonces: peatonalizar las grandes arterias de la ciudad ¿Se imaginan la Avenida Andalucía sin coches, 70 metros diáfanos de ancho para pasear, montar en bici o sentarse al sol, libres de humos y ruidos? Y para desplazarse una buena red de tranvías y autobuses, o cualquier otra transporte público que se invente. Los coches a las afueras de la ciudad, los camiones y suministros en vías secundarias y horarios restringidos, la ciudad para los ciudadanos, y no para el tráfico. ¿Se imaginan? También, claro, vivir más despacio ¿a qué correr tanto?, perder velocidad para ganar calidad de vida, frenar para sentir. Puede hacerse, sólo hay que imaginarlo y ponerse manos a la obra. El coche, como medio de transporte en las ciudades, es desproporcionado y caro, medioambiental insostenible, genera ruidos y contaminación, ocupa grandes superficies inutilizadas para cualquier otro fin, y su uso abusivo lo convierte en una opción lenta y desesperante. ¿Por qué seguimos empeñados entonces en llenar las ciudades de estos armatostes? Supongo que por inercia, y por pereza mental. Imaginarlo es el primer paso.

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario