Pena de muerte

Te encontrabas indefenso,

todos los controles se habían agotado.

Tu capacidad de ser

era no ser.

Los fabricantes de leyes podridas, fecales,

con sus dedos índices cargados de moralidad,

estaban orgullosos.

¡ Ilustres licenciados de hojalata ¡

que exponéis el escudo de la verdad

en vuestros pechos.

Ignorantes del perdón,

reyes de la descarga eléctrica,

de la silla siniestra.

Seréis visitados siempre por ésta música,

por este suave mensaje :

¡ Soy inocente, Sharon te quiero ¡

Pena de vida…

The following two tabs change content below.

Dos Orillas

Latest posts by Dos Orillas (see all)

You may also like...

Deja un comentario