Penurias del bipartidismo

Parece que caminamos hacia un panorama de representatividad más diverso del que hemos tenido hasta ahora. Al menos eso dicen las encuestas, las tan apreciadas “tendencias” y las atormentadas llamadas de paladines del PP y PSOE al acuerdo; al final la pérdida de sintonía ciudadana está sacando a la luz menos diferencias de las que se han empeñado en recitar durante años. Además la dinámica no parece exclusiva de España, la campaña europea deja a las claras que nueva fuerzas de extrema derecha, de izquierda o ecologistas poblarán el próximo Parlamento Europeo. Pero más allá de vaticinar o no el fin del bipartidismo en el panorama político nacional, me pregunto qué consecuencias está provocando este supuesto declive de los partidos tradicionalmente más elegidos.

Esta semana Mariano Rajoy, Felipe González y Arias Cañete hablaban en distintos momentos de confusión entre la izquierda y la derecha hegemónicas, tanto aquí como en la UE: “… al final somos todos los mismos, ¿no?”- refería hace poco el presidente; parece que se empeñan en dar veracidad a ese mantra tantas veces recitado últimamente: PSOE y PP lo mismo es. Yo no creo que sean la misma cosa, el estilo los distingue, pero evidentemente hasta ahora han defendido la continuidad de un mismo sistema y el enriquecimiento de los mismos patronos. Patronos que igual loan públicamente las políticas de Rajoy como se fotografían a bombo y platillo con Susana Díaz; protegen ese espacio político y económico donde son privilegiados. Al final el riesgo de perder el control por parte de los grandes magnates y la amenaza de pérdida de influencia de los partidos gobernantes habituales promueven un acercamiento acelerado de intereses políticos y empresariales, una primera derivada del ocaso del bipartidismo que representa un evidente riesgo dada la avidez mostrada por los dueños del capital. Una segunda consecuencia es la clara campaña de descrédito hacia iniciativas minoritarias. Una campaña caracterizada por los mensajes de estabilidad necesaria (la que otorgan ellos, claro), por la recién descubierta lucha por el bien común (los intereses de algunos, claro) y por el mensaje de ojo con los rojos, nacionalistas y xenófobos ¡que vienen! (como si todos fueran igual de nocivos, claro).

UPyD, IU, Equo, Podemos, PA, etc. tienen el mismo derecho a gobernar que cualquier otra alternativa político-ciudadana, ya la ciudadanía las juzgará, vigilemos que ni haya poderes fácticos que se opongan.

The following two tabs change content below.

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

Latest posts by Andrés García (see all)

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

You may also like...

Deja un comentario