Peque

Peque es un pueblo zamorano de 175 habitantes, candidato a alojar un cementerio
nuclear a instancias de un alcalde que levantó la mano como en el chiste
de la boda: ¡Si nadie lo quiere, pa’mí! Estuve hace unas semanas por la comarca
de la Carballeda, donde está Peque, y pude comprobar cómo el rechazo al vertedero
radiactivo empapelaba los escaparates de las tiendas, monopolizaba las conversaciones
de los bares y hasta las homilías de las iglesias. Una plataforma de ciudadanos
se había movilizado en contra de un cementerio que iba a enterrar el turismo
de toda la región junto a los residuos radioactivos, pero la corporación
municipal mantenía la decisión contra viento y marea. Finalmente el rechazo
ha sido tan unánime y clamoroso que no han tenido más remedio que dar marcha
atrás. Aquí en Huelva ya tenemos experiencia de vertederos, y de la fractura
social que acarrean. Podríamos haberle enseñado a los de Peque las heridas
sin cicatrizar que aún quedan en Gibraleón y Nerva. Y seguramente puedan
ellos contarnos algo de cómo unir fuerzas para que no se juegue con la salud
y el futuro de la población. Ahora que está por salir la sentencia sobre
la central térmica, esa que no se sabe si debió construirse pero ya está
construida, no nos vendría mal esa lección de sensatez ciudadana.

The following two tabs change content below.

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

Latest posts by Mª Angeles Pastor Alonso (see all)

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

You may also like...

Deja un comentario