Pinochet no ha muerto.

¿Que hay que hacer para que tengas una muerte tan indigna como la que te mereces?.Sentimientos en torno a esta oscura figura de la historia reciente de Chile.He tenido suerte, tenía una cita contigo general y un día por otro, se me estaba pasando. Celebro pues que te “hayas recuperado” para poder decir en vida, que me produces verdaderas nauseas, tu vida está llena de crueldad, de asesinatos de pobres civiles: padres, madres, hijos, hermanos… todos eran enemigos, a todos ellos te llevaste por delante: torturados, ajusticiados sin justicia, simplemente por sus ideas o incluso sin ellas, tuviste la firme decisión de asesinarlos sin más corazón, sin la menor vergüenza. Y hoy, sigues ahí, vivo, cuidado por médicos, dando calor a tu espíritu, en tu confortable casa, protegido y mientras allí en el otro lado, todos esos fantasmas, aquellos con los que un día acabaste, te esperan, van a darte la bienvenida, están allí, PINOCHET, allí al otro lado, quieren saludarte, mirarte a los ojos y decirte ¡ASESINO¡.
Ves, he tenido la suerte de llamarte por tu verdadero nombre, antes de que te pudras de una vez.
Dictador, asesino, cruel, hombre sin corazón, cobarde donde los haya, y aun crees en dios, esperas de él el perdón, si existe Dios, dejará que te pudras una y mil veces, dejará que la tierra de tu tumba se vuelva estéril, dejará que caiga sobre ti y sobre todos los que te arropan, la sombra de la maldición que los asesinos y sus cómplices sufren. Bastardo.
No lo olvides, te esperan para abrazarte, allí, en el otro lado. Pronto, inevitablemente lo verás.

The following two tabs change content below.

Dos Orillas

Latest posts by Dos Orillas (see all)

You may also like...

Deja un comentario