Plantar árboles

Ayer Fernando se fue a Nerva a plantar árboles. No ocupará la portada de ningún periódico por ello y, sin embargo, a mi, el gesto de Fernando me parece más importante que cualquier acto de campaña de ningún político o que el comunicado de los obispos invitando a votar al PP. Plantar un árbol es una acción bien valorada socialmente, y eso está bien, porque plantar un árbol es un acto de esperanza casi utópica. El que planta un árbol espera un mundo mejor, sin duda, y se pone manos a la obra. Lejos de la inmediatez que lo llena ahora todo. Lejos de la dictadura del “¡ya!” que tanta desazón termina provocando en nuestra sociedad. Con la paciencia del que sabe que un árbol tarda mucho en crecer, con la gratuidad suficiente de no esperar ni siquiera poder disfrutar del fruto de su trabajo. El que planta árboles está en el extremo contrario de los que se dedican a quemarlos o destrozarlos. También de los que sólo velan por el interés de su bolsillo y no por el de la salud de todos. Simplemente porque él tiene la firme convicción de que sus nietos podrán disfrutar, dentro de cien años, de un día de campo en Nerva a la sombra de una buena encina.

The following two tabs change content below.

Javier Rodríguez

Latest posts by Javier Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario