Política exterior

La política exterior de Zapatero hace aguas por muchos frentes, y el buenrrollismo de otras carteras de su gobierno no le ha valido en un tema, como el de la diplomacia, en el que los equilibrios son siempre muy inestables. La imagen de Sarkozy, con aire arrogante, devolviéndole a España sus cuatro azafatas detenidas en el Chad, recuerda a esos padres que se quedan el fin de semana con nuestros hijos y que dan la cara después de que éstos hagan alguna trastada.

Respecto al tema del Magreb la cosa es más seria. Su estéril apoyo a un vecino tan inquietante como el reino de los súbditos de Mohamed VI a cambio de unas cuantas licencias de pesca de las que se han beneficiado cuatro barcos de esta tierra que han vuelto con las bodegas vacías, y de otras promesas inconcretas ha conseguido irritar a Argelia, país con el que España siempre ha mantenido buenas relaciones y del que depende nuestro aprovisionamiento de gas. El resultado ha sido un encarecimiento de los precios y el abandono a su suerte del pueblo saharaui.

La mayoría de los españoles, y de onubenses en particular, han apoyado la causa saharaui, que consideran legítima y una responsabilidad histórica que nuestro país no resolvió dignamente. Y no entienden que se legitime el anexionismo promarroquí a cambio de nada. Lo dicho, en política exterior vamos a la deriva.

The following two tabs change content below.

Victor Rodríguez

Latest posts by Victor Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario