Por respeto

Yo no fui capaz de ver la película sobre la muerte de Mari Luz. Por pudor a su familia, por dolor propio al recordar, y por la indignación de hacer espectáculo televisivo el sufrimiento inocente que sobresaltó a Huelva no hace tanto tiempo. Transmitir el mal por la tele se contagia rápidamente del espectáculo y del negocio que la mueven. ¿Qué podría hacer; ver la desesperación de los Cortés buscando a la niña, haciendo zapping entre Estudio-Estadio, Aída o el crono salud belleza? Este caso nos puede ayudar a ponerle rostro a todo ese despliegue que a diario nos sirven los noticiarios con todo lujo de detalles sobre accidentes, maltrato, desapariciones, guerras y hambrunas y que tantas veces contemplamos con la indiferencia de lo lejano. Todo tiene un límite y ese límite lo marca el respeto a una familia que, por circunstancias, podemos ser todos.

The following two tabs change content below.

Victor Rodríguez

Latest posts by Victor Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario