#primavera verde

Acabo de pegar en mi coche un gran círculo de cartulina verde que proclama con rotundidad: Sí, se puede. Forma parte de una campaña lanzada por las Plataformas de afectados por la Hipoteca, justo cuando empiezan a ser una voz incómoda y una presencia antipática. La idea de la PAH es encarar en positivo las demandas de los desahuciados, visibilizando el apoyo de la ciudadanía a esta causa.

Los desahucios han sido, quizás, la mecha más explosiva que ha encendido el descontento social: no se me ocurre otro asunto que, después de más de tres décadas de democracia, acumule tanto desamparo e indignidad. Porque mientras vamos descubriendo, con los ojos como platos primero y encendidos de rabia después, que en esta nuestra Transición modélica muchos políticos y empresarios se dedicaron a engañar y robar, y las instituciones fueron autopistas que llevaban más rápido al enriquecimiento y al lucro, crece la avalancha de gente que pierde su casa. Y la casa no es un problema, es EL problema.

Pero se puede, claro que se puede: se pueden detener los desahucios, articular la dación en pago retroactiva, buscar soluciones de alquiler social. Se puede legislar a favor de una salida más justa y humana para este drama, incluso saliéndose del carril marcado, que es lo que ha hecho el Decreto sobre la Vivienda de la Junta, primera medida verdaderamente de izquierdas de este gobierno bipartito. La reacción ante el Decreto vuelve a recordar que en este asunto no puede haber medias tintas: están quienes lo han celebrado con júbilo y están los que se han echado las manos a la cabeza, asegurando que la guerra no ha hecho más que empezar.

Una de las batallas de esa misma guerra se libra estos días en el Congreso. Parece que la ILP, sostenida por un millón y medio de firmas, nunca llegará a buen puerto. Por eso los círculos verdes como el de mi coche se ven acompañados, en las movilizaciones de la Plataforma, por otros naranjas que denuncian: “Pero no quieren”. Lo denuncian pacíficamente, cada vez más alto, cada vez más fuerte, cada vez más gente. Y como a nadie le gusta que le recuerden que está nadando entre dos aguas, los cronistas plegados al poder buscan darle la vuelta a la tortilla: hablemos de los escraches y no de los desahucios. Si la PAH entra en ese juego sí que habrá cometido un error. No lo consintamos, porque es verdad que es primavera, y es verdad que sí se puede.

The following two tabs change content below.

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

Latest posts by Mª Angeles Pastor Alonso (see all)

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

You may also like...

Deja un comentario