Privatizar el Estado

No han tardado mucho. En sólo 5 años la administración ha transferido la gestión de los centros de internamiento de menores a entidades privadas. El 73% de los reformatorios son, hoy, privados. También en este tema el Estado se niega a sí mismo, se anula. ¿Acaso es la Poder Público incapaz de cumplir una tarea tan delicada como la privación de libertad de menores? Algunas organizaciones critican la mala gestión de estos centros, el excesivo rigorismo, la temporalidad de sus trabajadores. Claro: si pagas menos obtienes menos. La privatización se hace, exclusivamente, por ahorrar costes. Pero creo que no es esa la cuestión de fondo: también había mala gestión cuando los centros eran privados. Lo grave, lo denunciable, es la dejación de funciones del Estado en este tema, como en tantos otros. Si renuncian a algo tan propio como las cuestiones sociales: ¿cómo justificarlo? Con la misma lógica pueden privatizarse las cárceles (ya lo han pensado, no pretendo dar ideas), las comisarías, los juzgados… Así el Estado quedará liberado de toda esa ingrata tarea, y podrá dedicarse en cuerpo y alma a velar por los intereses de la banca, de las constructoras, de las multinacionales. Y en este tema no hay matices políticos: Andalucía ha privatizado 16 de sus 17 centros. Andamos, en este país, enredados en debates ficticios. Y mientras, los que nos representan, van minando el Estado, lo venden a trozos, lo ningunean, lo dejan sin argumentos. Esto es, con diferencia, mucho más grave y con más repercusión que las reformas estatutarias.

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario