Propósitos

Los propósitos de cada comienzo de año son como los coleccionables por fascículos, se comienzan con buenas ganas y nunca llegan a completarse. Yo antes era de los que sembraba propósitos en las tarjetas de felicitación que, con sobre y sello, mandaba a amigos de esta y de otras orillas. Eran propósitos sobre la paz del mundo, el fin del hambre o de las guerras. Hoy, y a pesar de que aun soy lo suficientemente joven como para no estar de vuelta de nada, ya no hago ni lo uno ni lo otro, es decir, ni mando tarjetas por correo ni las inundo de buenas intenciones.

Pero merece la pena sacudirse esta incredulidad que en parte es un rechazo a tanto buen propósito vacío o interesado que nos inunda cada año por estas fechas y volverlo a intentar, porque la vida no es una rueda, y este año, lo queramos o no, será distinto a los anteriormente vividos.

Intenciones hay muchas, cada uno sabrá el dónde, el cómo, el cuándo, o el con quién pero, ya puestos a comenzar, elijamos las que no sean estériles, las que ayuden a levantar este mundo convulso que nos envuelve. Porque la necesidad de ofrecer alternativas sigue tan urgente como siempre.

The following two tabs change content below.

Victor Rodríguez

Latest posts by Victor Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario