Puntos en contra

No me resisto a pensar que la idea del carnet por puntos ha sido precipitada y estratégica, ya que estamos a mitad de legislatura y aun falta mucho para las próximas elecciones. En teoría es una herramienta para intentar bajar las estadísticas de muertos en carretera lo cual es algo objetivamente bueno, pero tras ese bondadoso fin se encubren algunas perversiones.

Presupone una predisposición del conductor al delito, no tiene en cuenta que proporcionalmente hablando, hoy existen menos accidentes que hace años por la subida del ratio de habitantes por número de coches en circulación, además de no tener en cuenta que una cosa es la legalidad y otra la realidad cotidiana. Toda sociedad necesita que su estructura formal e informal estén equilibradas porque si no la convivencia se hace muy difícil. Si todo es libre albedrío reina el caos, pero si todo es sólo norma, la vida es asfixiante e inoperativa, las huelgas de celo son un ejemplo de ello.

Además la Administración Pública no asume su parte de responsabilidad en los accidentes por el mal estado de las carreteras o la falta de señalización, y a la mayoría de los agentes de la autoridad les influye un exceso de afán recaudador y la inmunidad de saberse que entre compañeros ellos jamás serán sancionados. El carnet por puntos es un brindis al sol en una España que todavía necesita muchas mejoras en infraestructuras.

The following two tabs change content below.

Victor Rodríguez

Latest posts by Victor Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario