Que el ritmo no pare

No es difícil tener la incómoda sensación de que cada vez somos menos protagonistas del devenir de nuestras vidas. Si antes el calendario lo marcaba la agricultura hoy lo marcan los centros comerciales y el devenir frenético de, sin haber terminado un acontecimiento, estar ya pensando en el siguiente. Por ejemplo, la designación de las reinas del Carnaval se realizó al comienzo de los días navideños. Para ayer estaba previsto la presentación del cartel de la Semana Santa. Muchos comercios han adelantado indirectamente las rebajas porque ya no se puede esperar hasta el día 7 de Enero como tradicionalmente se hacía. Todo ello genera la extraña sensación de que no terminamos de vivir realmente nada en toda su intensidad porque ya nos están atosigando con lo que vendrá después. ¡Es agotador! Ya no sólo nos están diciendo que para ser feliz es necesario tener mucho, ahora le añadimos además la variable de hacer mucho…, tanto que ya no sabemos ni donde ni cuando estamos.

The following two tabs change content below.

Victor Rodríguez

Latest posts by Victor Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario