Querido señor juez

Fertiberia ha pedido diez años para cumplir una sentencia de la Audiencia Nacional en que se le obligaba a acatar la orden de la Dirección General de Costas de cesar el vertido de fosfoyesos en la Ría de Huelva.

Se nos ocurre que todos los ciudadanos podemos hacer lo mismo con las resoluciones judiciales que nos afecten. Se admiten ideas.Hace poco he tenido un asuntillo con la justicia que no sabía como resolver. Afortunadamente Fertiberia me ha dado una idea de cómo hay que funcionar con los jueces y he escrito esta carta: “Estimado señor Juez: hace poco me dijo un policía que no podía arrojar basuras en mitad de la calle. Incluso me amenazó con multarme y esas cosas. ¡Qué barbaridad! Yo, indignado, le dije que cómo iba a ser eso. El me denunció y ahora usted -no comprendo muy bien los motivos- ha sentenciado que, efectivamente, yo no puedo seguir echando basuras en mitad de la calle. Como usted es juez y me puede meter en la cárcel y tal y cual, pues yo a obedecer, no hay nada más que hablar. Sólo quería pedirle una cosa: que si puedo seguir echando basura en la calle unos diez añillos de nada. Sé que usted comprenderá que es un plazo razonable. Por las noches yo recorro el camino que va del cubo de la basura a la ventana y desde ahí tiro -con notable puntería- la bolsa bien cerradita hasta el montoncito de diez metros que forma la basura que llevo tirando tantos años. Es que, como usted sabe, uno no cambia de la noche a la mañana y yo no sabría ahora cómo hacerlo.

The following two tabs change content below.

Javier Rodríguez

Latest posts by Javier Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario