Quien no haya parido

Encarni y Angel han tenido un precioso niño en uno de los hospitales de nuetra ciudad. No vean cómo estaba la maternidad de mujeres y niños, ramos de flores, llantos y biberones. La noche de tan gozoso suceso las marroquíes se llevaban la palma porque, ya se sabe, que los inmigrantes mantienen las estadísticas de una sociedad que envejece por momentos. Pero ya les digo: el hospital la mar de fresquito para estas calores, y un niñó más al mundo que viene con un pan bajo el brazo de lo más inesperado. ¿Cómo se iba a imaginar su dolorida madre que Zapatero se iba a acordar de élla con un suculento aperitivo de 2.500 Euros?. Encarni está que no cabe de gozo; no creo que sea votante del presidente pero, si le hubierna puesto una urna en ese preciso momento, lo hubiera hecho de mil amores. Como pueden imaginarse, no siempre llueve a gusto de todos; en la habitación aledaña, otra mamá estaba algo mosquedada. No le cabía en la cabeza que su niño (no hay niño más guapo para una madre) se quedara por dos horas sin regalito gubernamental. “Resígnese señora”, le decían, “son cosas de la política”. Nada la consolaba. Por unas horas se lleva el niño “pelao”, sin subvención ni nada, como toda la vida. Podríamos decir, como en el juego del escondite, que quien no haya parido, tiempo ha tenido.

The following two tabs change content below.

Dos Orillas

Latest posts by Dos Orillas (see all)

You may also like...

Deja un comentario