Quo vadis, Iglesia

Desde que el cura Ratzinger se hizo cargo del papado, anda sumida la Iglesia en una onda reaccionaria, que la ha llevado en poco tiempo a “satanizar” a muchos de los suyos. Los que entienden que el Evangelio es fundamentalmente una opción preferencial por los más pobres se han quedado huérfanos y han visto cómo muchas de sus referencias han sido condenadas al silencio: Tamayo, Castillo, Estrada, Sobrino y, últimamente, los curas de Entrevías. Si a ellos unimos los condenados por el anterior Papa: Ernesto y Fernando Cardenal, Pedro Casaldáliga o Leonardo Boff, observaremos cómo la llamada Iglesia de los Pobres está siendo arrinconada y perseguida por la actual jerarquía, más pendiente de manifestarse con las fuerzas conservadoras que de atender y anunciar el Evangelio a los excluidos. Alguien dijo el otro día que si Jesús volviera se quedaría en Entrevías y me da que lleva razón. Quitar de en medio a aquellos que han entregado su vida por el Evangelio y por los más desfavorecidos es una grave pecado que desvirtúa el mensaje liberador de Cristo y al mismo tiempo sume a la Iglesia en una soledad absoluta frente a Dios y frente al mundo. Quo vadis, Iglesia. Puede que tengas el poder de silenciar, pero no tienes al Dios de Jesús, ni a los pobres, bajo tu techo

The following two tabs change content below.

Dimas Haba

Latest posts by Dimas Haba (see all)

You may also like...

Deja un comentario