Rebeldes con causa

El sistema funciona perfectamente. Para los que están dentro. El resto, que son la mayoría, son víctimas, peaje necesario, sacrificio del nuevo becerro de oro. Los jóvenes, los estudiantes, son la cantera del sistema: unos pocos conseguirán entrar. El resto pasarán a ser nuevas víctimas. Ellos lo saben, se enfrentan al futuro como la Selección Española a cuartos de final, sospechando la derrota. en Francia se han cabreado un poco. Aquí, como somos menos de cabrearnos, pues se han organizado botellones, que es una forma de patear las puertas cerradas, de decir aquí estoy aunque no contéis conmigo. Lo de Francia es más de los mismo: contratos basura, flexibilizar la flexibilidad, que cuanto más la flexibilices mejor liberal serás. Y sus chicos han dicho que no, y andan a la carrera con la policía, y van ya dos revueltas en demasiado poco tiempo, y tal vez la gente no esté tan contenta como parece, y cuando las barbas de tu vecino. En fin. Los jóvenes parecen idiotas e irredentos. Pero no lo son: ven el mundo que construimos y no les gusta. Y aspiran, legítimamente, a un futuro más amable. Les negamos ese futuro cuando legislamos contra el botellón. Porque eso es un síntoma, no un problema. Les negamos el futuro cuando les mandamos a la policía en vez de a los políticos. Porque quieren respuestas, no pelotazos de goma. Pero claro, el mundo está convulso, y nadie tiene tiempo para escuchar. Y andaremos así: de revuelta en revuelta. Rebeldes con causa. Y entre una y otra: botellón.

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario