Recortes en Cooperación al Desarrollo

Era la historia de una muerte anunciada: El mayor tijeretazo de estos tiempos de recortes se lo lleva la Cooperación al Desarrollo. Pero esto ya nos lo veníamos oliendo desde hace tiempo. ¿Dónde sino se mete la tijera cuando hay que despejar? Pues allí dónde la melena es menos vistosa y menos agraciada.

Cristóbal Montoro, Ministro de Hacienda y Administraciones Públicas lo justifica diciendo que en tiempos de crisis hay que recortar del área que menos beneficios produce, y asegura el ministro que “la ayuda oficial al Desarrollo es una iniciativa muy noble para el que se le ocurrió pero improductiva porque no genera empleo”.

En primer lugar resulta anecdótico que un ministro de derecha relacione en una frase el concepto improductividad con la nobleza. Efectivamente lo noble es improductivo y habría que irse pensando acabando con ello, pero creo que el ministro se confunde de término al relacionar la Cooperación Internacional con un acto de nobleza.

Se vuelve a demostrar que no queremos enterarnos de cuáles son los verdaderos motivos que nos han derivado a la situación en la que estamos y esos motivos en sus raíces más profundas tienen mucho que ver con la insolidaridad, con el individualismo, con la negativa a ponernos en la piel del otro y aceptar que formamos parte de un Todo, de un mundo finito interconectado, en el que lo que le hagamos al otro, tarde o temprano vuelve a cobrarnos factura.

La ayuda o Cooperación al Desarrollo ya hace mucho que dejó de entenderse como un acto de caridad, es un deber que surge de la conciencia que reconoce con humildad la historia, porque hay muchos pueblos que no siempre fueron pobres. Además no es que no sea productiva, es que no es directamente productiva, no compensa a una mentalidad muy concreta, la del capital, esa mentalidad que pone el beneficio por delante de la persona.

No teníamos un área de cooperación perfecta, aun quedaba mucho por cabalgar, porque aun se mezclaban en una misma bolsa la cooperación, los intereses mercantilistas hacia los países con los que se cooperaba, porque se seguía sacando beneficio del conflicto, porque no había un seguimiento riguroso y trasparente del trabajo que se realizaba… Pero España había dado grandes pasos como sociedad avanzada, asumiendo que el bienestar social no era poder tener de todo, sino vivir con dignidad y trabajar para que quienes no lo hacen puedan hacerlo.

Con estas medidas se frena el andamiaje hacia una ciudadanía global, porque en materia de cooperación no solo se da de comer a quienes tienen hambre, también se colabora para generar una ciudadanía soberana, plural y empoderada, cimentada sobre los principios de justicia, paz, fraternidad y libertad. Una sociedad global que seguirá tejiendo sus redes a golpes de reivindicaciones, porque con estas medidas se ralentiza el paso pero no se frena. Lo que queda pendiente y nadie nunca podrá recuperar son las vidas que se pierdan en el camino fruto de la lentitud de nuestros pasos.

The following two tabs change content below.

Carmen Murillo

Latest posts by Carmen Murillo (see all)

You may also like...

1 Response

  1. Gonzalo dice:

    La frase de Montoro no tiene desperdicio: retrata la forma de pensar y las políticas que nos van a caer encima

Deja un comentario