Recuperemos el Primero de Mayo

UF, y mañana Primero de Mayo, rojo y manifestero. ¡Qué pereza! Así se enfrentarán muchas cabezas a las convocatorias sindicales del día de mañana, y no sólo las del más común de los curritos de este país, sino también las de muchos incondicionales de Carlos Marx. Cuesta introducir en nuestras mentes efectistas que otra manifestación, otro símbolo, podría cambiar en algo la situación desesperada que vivimos; además, son tantas las invitaciones, cada una de su padre y de su madre, que añade más pereza. ¿No estaremos desangrando el deseo de cambio social con un exceso de propuestas puritanas y divergentes? ¡Uf, y para qué otra manifestación, si ya fui a la última!,resuena hoy en muchas conciencias -en la mía, también-, buscando una buena justificación para desistir. Y encima otra vez hacen la convocatoria los infectos sindicatos de clase. ¡Cómo se atreven! Pero, claro, quien esté libre de pecado…

Trabajadoras y trabajadores de lo precario, desempleados y desempleadas, jóvenes sin futuro, migrantes de países empobrecidos y todos en general debemos pasear mañana por nuestras avenidas para defender los derechos laborales que quieren robarnos los grandes especuladores, los desnaturalizados fondos de inversión internacionales, los habituales de los paraísos fiscales. El enemigo no está en casa, está enfrente, apoyados muchas veces por partidos políticos a los que no les tiembla el pulso a la hora de maltratar a la ciudadanía, pero también por nuestra desidia. Se reirán de nosotros si olvidamos incluir el 1º de Mayo en ese itinerario improvisado de lucha que va poblando el calendario: 15 M, 22 M o 25 S. Durante décadas la defensa de lo público, del empleo y de los derechos sociales se ha escenificado tal día como mañana; no podemos faltar aunque sólo sea para pedir a las organizaciones sindicales, reivindicativas y de clase que ya está bien de derroches, que si acaso “todos a una”.

Los reguladores del sistema quieren dejarnos en casa, usan para ello represalias drenadas a través de “leyes mordaza” y de la publicidad del recorte inevitable, tienen miedo a que nos convoquemos en una sola queja que produzca un gran cambio. Tienen mucho más que perder que los 6 millones de españoles desempleados. Socialistas o liberales, progresistas o decrecentistas, sólo juntos conseguiremos acabar con lo único que nos ha equiparado en los últimos años, la desigualdad. Recuperemos el 1º de Mayo.

The following two tabs change content below.

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

Latest posts by Andrés García (see all)

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

You may also like...

Deja un comentario