Resistir al consumismo

La economía domina nuestro mundo. Vivimos en un contexto en el que lo importante son los dividendos, aunque se consigan a costa de familias que se quedan sin trabajo, de condiciones laborales inhumanas o de una naturaleza cada vez más deteriorada. Esta situación exige nuevas formas de lucha y resistencia que puedan resituar la economía al servicio de las personas, de la justicia y de la paz; y no al servicio de las multinacionales. La lucha más difícil quizás sea resistirse al consumismo porque en todo momento estamos expuestos a la influencia de la publicidad, de la moda, del “marketing”, y porque lo tenemos totalmente interiorizado y asumido. Consumir se entiende como símbolo de progreso social, de bienestar, y por eso cuando se cuestiona el consumo parece que se cuestionan las expectativas de bienestar que tienen las personas. Sin embargo, resistir al consumismo significa vivir un estilo de vida en el que predominan los valores de la sencillez, la austeridad, el compartir, la justicia. Al liberarnos de los objetos nos encontraremos con las personas, compartiremos maneras diferentes y alternativas de resolver las necesidades, de intercambiar servicios, de saber, qué necesitamos y qué es superfluo: viviremos más plenamente.

The following two tabs change content below.

Dimas Haba

Latest posts by Dimas Haba (see all)

You may also like...

Deja un comentario