Responsabilidad Social Publicitaria

Lograron engañarme. Frase a frase. Palabra a palabra, lograron hacerme creer que ellos eran los buenos, los que se preocupaban del progreso de todos y para todos, los que intentaban salvar el planeta, recuperar la dignidad perdida del ser humano, los que promocionaban, favorecían y distribuían la belleza de todas las obras de arte por todas las partes del mundo. Pensé que los que me hablaban pertenecían a la clase social de aquellos que quieren que las cosas sean de otra manera para los campesinos bolivianos, de los que quieren que se frene la destrucción del Amazonas, de los que quieren que no se inicien más guerras por petroleo, ni en Irak, ni en Afganistán, ni en ningún país de África. Pensé que ellos estaban entre los que abanderan la lucha contra el cambio climático. Me engañaron, porque cuando ya creía que en aquel anuncio aparecería la imagen de alguna ONG, apareció el “logo” de una de las empresas con más denuncias por explotación del medio ambiente, por los abusos en territorios de comunidades indígenas, … Entonces recordé aquello de que el objetivo de una empresa es obtener beneficios y que la publicidad es sólo eso: charlatanería.

The following two tabs change content below.

Javier Rodríguez

Latest posts by Javier Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario