Resucitó

Aquel día todos tuvieron para comer, todos pudieron leer un periódico en el que se leía que la guerra había terminado, y todos pudieron leerlo porque todos habían podido ir a un colegio en el que les habían enseñado a hacerlo, todos tenían una vivienda con paredes y techo de verdad, con agua corriente, incluso con agua caliente, todos podían pasearse por el bosque aledaño que representaba una pequeña porción del billón de hectáreas que se había repoblado en la última década; todos habían elegido el lugar de su residencia sin que ninguna alambrada de espinos se lo impidiera; todos podían decir lo que pensaban sin que unos barrotes fueran la respuesta; todos conocían el significado de las palabras tortura, dictadura, terrorismo… porque los que enseñaban la historia se empeñaron en que no debía olvidarse lo que nunca debía volver a ocurrir; todos tenían acceso a la música de Amparanoia, de Beethoven, de Rosendo y a la de los cinco mil millones de músicos que había dado la historia; todos tenían acceso a los cuidados médicos que su salud requiriera; todos practicaban sexo sin intuir siquiera que aquello alguna vez había sido considerado pecado y sin miedo a enfermedades que habían sido erradicadas hacía ya mucho tiempo; todos trabajaban lo justo, y descansaban lo justo, y dedicaban el resto del tiempo a disfrutar de las cosas buenas de la vida. Aquel día había llegado, por fin, después de insistir mucho, después de convencer a todos de que era posible.

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario