Ruina en el campo

Vaya por delante nuestra solidaridad con los agricultores, metidos sin comerlo ni beberlo –que ironía- en la mayor crisis que recuerdan. La protesta en Huelva ha sido unánime y sus motivos, de peso: los sindicatos agrarios se quejan de la bajada de los precios en origen, que para nada repercute en los consumidores, y de la falta de apoyo de la Administración. Ni el campo puede aguantar los márgenes desmesurados que imponen los intermediarios o las distribuidoras, auténticos caciques del sector –también las multinacionales de la alimentación ganan ahora más dinero-, ni es ya capaz de vivir sin subvenciones. Ambos problemas no son nuevos, pero la coyuntura actual los ha disparado: siguen siendo contradicciones del libre mercado. Pero enfadarse por la “competencia desleal” de terceros países cuando nos viene mal a nosotros es señalar con el dedo hacia la luna. Y eso no arregla el problema.

The following two tabs change content below.

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

Latest posts by Mª Angeles Pastor Alonso (see all)

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

You may also like...

Deja un comentario