¿Saben lo que es el "pantouflage"?

Rodrigo Rato ha fichado por Telefónica. Algún día sabremos las razones que han movido a la empresa que fue privatizada mientras él era minsitro de Economía a contratarle después de su dudosa labor al frente del FMI, su catastrófico paso por Bankia y su desmitificado reinado al frente de las cuentas patrias.

Al margen de lo chocante del caso -que convendría analizar con más detenimiento- nos vamos a parar en este trasiego de la empresa privada a la vida pública porque como ustedes sabrán no es el único caso. Los tránsitos de un lado al otro son muy habituales en nuestro país.

En el actual gobierno hay varios casos: el actual ministro de Economía procede de aquella empresa por la que reventó la burbuja inmobiliaria, Lehman Brothers, y de Endesa, el ministro de Defensa procede del negocio de la venta de armas, el de Educación pasó, entre otras, por BBVA, el ministro de Medio Ambiente es accionista de la empresa petrolera Ducar… Podríamos analizar los casos de los y las cónyuges de los componentes del gobierno, pero entonces no terminaríamos nunca.

No vayan a creer que esta es una práctica sólo circunscrita a nuestras fronteras: Goldman Sachs, uno de los mayores bancos del mundo, ha logrado colocar a sus hombres en la dirección del Banco Central Europeo, en la Comisión Europea y en las presidencias de Grecia e Italia, entre otras.

Y del camino inverso ni les hablo, a nuestro amigo Rodrigo lo acompañan una veintena de exministros y los expresidentes Aznar, quien cobra como asesor externo de Endesa y Felipe González, quien esta a nómina de Gas Natural, -empresa que consiguió autorización para utilizar el subsuelo de Doñana como almacén de gas mientras este presidía el consejo de participación del Parque-.

Acebes en Iberdrola, Borrel en Abengoa, Elena Salgado y Solbes en Endesa, Zaplana en Telefónica, Abel Matutes e Isabel Tocino en el Santander, Solana en Acciona, Piqué en Vueling…

Algunos utilizan el término francés {pantouflage} para denominar esta práctica con la que se estrechan las relaciones entre empresa privada y administración pública y que, a la postre, implica presión que lleva a los gobernantes a mirar más por intereses privados que por el bien común. Cabe preguntar qué se ofreció cuando se privatizó determinada empresa o cuando se legisló salvaguardando los intereses de otra. Tal vez esta sea la causa por la que en Francia o Japón esta práctica es delito.

The following two tabs change content below.

Javier Rodríguez

Latest posts by Javier Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario