Sáhara, toma y daca

Acaba de presentarse la campaña de acogimiento de 200 niños saharahuis durante los próximos meses de verano, un vínculo solidario que ya se ha hecho tradicional en Huelva. Pero la solidaridad que arranca ya no puede pararse, y los problemas de la población saharahui tienen que ver, también, con las empresas que negocian con sus recursos naturales, como los fosfatos, a sabiendas de que Marruecos se beneficia de la situación. No vale decir que Foret y la naviera Ership llevan muchos años trayendo legalmente fosfatos del Sahara: también lo hacía la empresa noruega Yara, que ha considerado abstenerse en la actual coyuntura. Cualquier negocio con recursos naturales de un país ocupado contribuye a prolongar la ocupación. Lo que no puede una sociedad es tratar de ayudar a los niños de los campamentos de refugiados y luego guardar la ética en el cajón a la hora de expoliar su país. Las asociaciones solidarias con el Sáhara quieren denunciar esta situación, arrancar de Foret un compromiso. Y si no apoyamos esta campaña con la misma simpatía que la de los chavales, si nos callamos, también seremos cómplices de este expolio.

The following two tabs change content below.

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

Latest posts by Mª Angeles Pastor Alonso (see all)

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

You may also like...

Deja un comentario