SAS, yes we can

Acudir a urgencias del hospital Juan Ramón Jiménez es siempre una experiencia inolvidable. Puedes desesperar durante horas hasta que tu nombre suene en los megáfonos de sus pasillos, o salir de ellas con un corazón rejuvenecido gracias a una millonaria válvula artificial. Este contraste de experiencias refleja la eterna singularidad de la Sanidad Pública en este país, llena de posibilidades que la hacen envidiable, y de incapacidades que ponen en riesgo su sostenibilidad y su progreso. Yo soy un completo convencido del invento, y estoy seguro de que la universalidad, la gratuidad y la solidaridad, no están reñidas con la calidad ni con la eficiencia. Además, se necesita algo de aire fresco para repeler el murmullo existente en otras regiones, nacido de motivaciones claramente neoliberales, que desprestigia los sistemas públicos de salud para desmantelarlos y privatizarlos.
Haciendo una radiografía rápida, el SAS tiene en su haber ofrecer un acceso igualitario a provincianos y capitalinos, y navegar con estrategias de ahorro farmacéutico pioneras en todo el país. En cambio, en esta comunidad se invierten casi 100 euros /habitante por debajo del promedio nacional, y existe una pésima gestión de recursos humanos; muchos sanitarios andaluces huyen buscando mejores réditos y consideraciones. Nuevamente aparece la incertidumbre como mal endémico que tanto daño hace a nuestros servicios públicos. El aire fresco al que antes me refería exige propuestas novedosas, alejadas de medidas rimbombantes y falsarias, que aprovechen lo mucho y bueno que se tiene y consolide el sistema: Abrazar la humanización de la salud, como única dialéctica posible; Abandonar una gestión excesivamente centralizada y politizada, que burocratiza los procesos e impide respuestas concretas a realidades diferentes; Incrementar el porcentaje de presupuesto destinado a Atención Primaria, que actualmente representa sólo un 15 %, para eliminar la saturación y elevar la Prevención a rango de objetivo primario; Cambiar el desprecio a los profesionales por su fidelización, haciéndolos parte de la toma de decisiones, estabilizando las plantillas mediante la mejora de las condiciones contractuales, completándolas en periodos vacacionales; Mostrar a cada ciudadano el coste real de su “consumo” de Salud Pública, para aumentar nuestra responsabilidad como usuarios, y no temer el posible incremento en las aportaciones individuales si es preciso; Crear un registro único de historiales médicos, para disminuir la repetición de pruebas…
Acudir a la puerta de Urgencias de cualquier hospital onubense, puede hacerse sin el estrés y la inquietud del ¿qué ocurrirá? Hablar de Sanidad Universal de máxima calidad, es sólo cuestión de esfuerzo. Conseguir el mejor Servicio Andaluz de Salud posible, es sólo cosa de todos

The following two tabs change content below.

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

Latest posts by Andrés García (see all)

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

You may also like...

Deja un comentario