Sé feliz

El Ayuntamiento de Huelva decidió poner en manos de un grupo empresarial presidido por el jefe de la patronal Gerardo Díaz Ferrán las instalaciones deportivas de El Saladillo. Las consecuencias de la privatización de este espacio no se han hecho esperar. Los precios son escandalosos; inaccesibles para ciudadanos “normales”, como a ellos gusta decir. Si a esto llaman fomentar el deporte entre la ciudadanía espero que no les dé por fomentar la cultura, la educación o la sanidad, porque eso querrá decir que lo que quieren es que estas sólo sean accesibles a los ricos. La publicidad de las instalaciones invita a la felicidad previo paso por caja. Lo que no entiendo es porqué entonces el señor Díaz Ferrán insiste en que los trabajadores debemos ganar menos. Entonces sí que será imposible que nadie pague el precio que pide por entrar en el Saladillo. ¿Nos quiere negar la felicidad? No será eso.

The following two tabs change content below.

Javier Rodríguez

Latest posts by Javier Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario