Servicio de Habitaciones

UNO de los pilares del “sector económicamente más activo del país” es el de las camareras de sala de los hoteles -bueno, y los ayudantes de cocina y jardineros de los hoteles-, y es que, según los datos aportados en la Encuesta de Ocupación Hotelera, este verano han tenido mucho trabajo. La citada encuesta habla de máximos históricos para la provincia de Huelva, desde el 93,13% de la ocupación en la costa en el mes de agosto hasta los más de 40.000 turistas extranjeros arribados a nuestra provincia. Es evidente que el sector tiene motivos para estar contento y que las campañas, y la coyuntura internacional tan favorable, funcionan. Sin embargo, nuevamente, el crecimiento de la ocupación y la llegada masiva de turistas no tiene una relación directa con el crecimiento y la calidad del empleo generado, y si no pregúntenles a esas camareras y jardineros. ¿Cómo es posible que con una ocupación hotelera tan grande la tasa de desempleo no baje en nuestros pueblos de la Costa?

A pesar de la recuperación del turismo y las cifras récord desde 2011, el descenso de plantillas hoteleras durante 2009 y 2010 aún no se ha recuperado. Pareciera que las empresas hoteleras están basando sus beneficios, o parte de los mismos, en una reducción de la cantidad y la calidad en el empleo. El sector se escuda para explicar la precariedad en la atomización  y la enorme competitividad interna, en el eterno problema de la estacionalidad y en la poca formación de la gente que se dedica a la hostelería, pero a mí me parece un pobre argumentario teniendo en cuenta que estamos peor que hace 7 años con muchos más turistas. Si mejora la rentabilidad, aumentan las pernoctaciones y, por ende, las cargas de trabajo; algo no encaja. Las campañas turísticas oficiales se afanan en traer turistas y exigir mejoras en las infraestructuras, pero visto lo visto quizás sería mejor que se centraran en mejorar la atención a través de trabajadores mejor pagados y formados, y en una diversificación decidida de las actividades turísticas. Hay que apostar por plantillas estables que se sientan dignificadas con su trabajo, capaces de ofrecer un servicio a la altura de nuestra posición en esto del turismo.

Trabajadores contentos, turistas contentos. Quizás este tendría que ser el lema de una política turística adecuada. Y no olvidemos que algún día volverá la normalidad al norte de África y los ricos europeos podrán optar de nuevo.

sombrilla

The following two tabs change content below.

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

Latest posts by Andrés García (see all)

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

You may also like...

Deja un comentario