Sesenta horas

Anda la Unión Europea empeñada en aprobar la directiva que permitiría una jornada laboral de sesenta horas. La ola de conservadurismo que nos invade pretende retrotraernos a tiempos pasados de explotación laboral, a retrocesos de conquistas sociales. Cuando parece demostrado que no hay trabajo para todos, que lo lógico, lo humano, lo solidario, sería plantear la reducción de jornada, repartir el trabajo para que todos y todas podamos trabajar, potenciar el tiempo de ocio como un tiempo de crecimiento personal, de formación, de descanso y de desarrollo plenamente humano,y no como un tiempo de negocio y consumo; nuestros representantes de plantean que trabajemos más, todo al servicio de la empresa. Poco importan los muertos, las conquistas sociales, los accidentes laborales, la fatiga, el sufrimiento. Ganaremos el pan con el sudor del de enfrente, parece ser el lema de los grandes prebostes europeos. Lo disfrazan como tiempo de libre elección para los trabajadores en materia de jornada laboral, pero en el fondo es una vuelta a la explotación del siglo XIX. Lo próximo puede ser la legalización del trabajo infantil. Al tiempo.

The following two tabs change content below.

Dimas Haba

Latest posts by Dimas Haba (see all)

You may also like...

Deja un comentario