Sigue tu Camino.

Infinidad de indicadores, señales, carteles, gps… nos están indicando cual es el camino a seguir y es de agradecer la ayuda que nos prestan. Si seguimos esas indicaciones rara vez erraremos el camino y si en un momento dado nos pasa, siempre tenemos el recurso de preguntar a alguien por donde debemos seguir o que camino tomar.

Un indicador de esto no sirve para nada si no sabemos hacia dónde nos dirigimos, ya podemos tener el más potente gps del mercado que si no le indicamos nuestro punto de partida y de destino no nos servirá para nada, un servicio inútil.

Ya son algunos días que ronda en mi cabeza la idea de si sé cual es mi camino, exactamente desde el día en que un buen amigo me contaba una anécdota de su más temprana edad. Cuando, por motivos varios: «tu te llevas al niño, tu te vas con tus tíos…» Seguramente todos conocemos algún caso de estos: el niño se queda en tierra y todos piensan que va con el otro.

Este infante, ni corto ni perezoso, ante una situación tan nueva y angustiosa, mira hacia todos lados hasta que divisa cual es la carretera, el camino que lleva a su casa que. El estar lejos no fue impedimento para seguir adelante por su camino, el que le llevaba a la meta que tenía que conseguir, llegar a casa…

Bueno, la historia termina con la familia dando la vuelta y recogiendo al aventurero.

Pues ese camino, es el que tenemos que descubrir y tomar ante cualquier adversidad, sabiendo que es el correcto. Puede que nuestro destino este lejos, o cerca, cuesta arriba o tras un río, pero lo cierto es conociendo donde estamos y donde queremos llegar, los obstáculos se convierten en aprendizaje y los kilómetros en conocimiento y fuerza para llegar a nuestro destino… las señales nos ayudarán y las personas a las que preguntemos, pero siempre siempre hay que saber donde estamos y hacia donde nos vamos a dirigir .

The following two tabs change content below.

Dos Orillas

Latest posts by Dos Orillas (see all)

You may also like...

1 Response

  1. Andrés dice:

    Yo voy soñando caminos
    de la tarde. ¡Las colinas
    doradas, los verdes pinos,
    las polvorientas encinas!…
    ¿Adónde el camino irá?
    Yo voy cantando, viajero
    a lo largo del sendero…
    -la tarde cayendo está-.
    “En el corazón tenía
    “la espina de una pasión;
    “logré arrancármela un día:
    “ya no siento el corazón”. ….

    Antonio Machado

Deja un comentario