Sin futuro

Cuando se nos solicita nuestra asistencia a una manifestación conviene reflexionar sobre el eslogan de cabecera, sobre los convocantes, quiénes están en primera fila, a quién se pretende interpelar con nuestra protesta, para no acabar siendo el figurante de otros y quedarte con cara de idiota. La manifestación de UGT equivoca el objeto, el fondo, la forma y el momento. Es injusto pretender la confrontación contra los muchos ciudadanos que tienen la legítima aspiración de una Huelva limpia con una industria sostenible y un futuro laboral. La pancarta habría que redirigirla a unas empresas especulativas, deslocalizadas, sin alma y virtuales. Además se hace difícil digerir los mensajes del tipo “Nilefós no se cierra”, que tanto recuerdan al cercano Delphi, ni las bienintencionadas palabras del partido amigo, la administración amiga o la ambigua patronal. La única pancarta realista ya ondeó el pasado viernes: Sin futuro. No hay futuro para este tipo de empresas cuando se les obliga a cumplir sentencias, limpiar, invertir y respetar a una ciudadanía que las soporta con hartazgo.

The following two tabs change content below.

Victor Rodríguez

Latest posts by Victor Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario