Sin ideas

Hubo un tiempo en el que las opciones políticas se basaban en unas ideas, que formaban parte de un programa y que obedecían a una forma de entender el mundo y las relaciones que en él se producían. Últimamente, estamos asistiendo atónitos al desprestigio de las ideas. La política se ha convertido en una profesión en la que hay que ascender, independientemente del lugar en el que te hayas ubicado antes. Así vemos sin extrañeza como determinados políticos cambian de partido de un día para otro, sin tener en cuenta el programa que defendían veinticuatro horas antes y con el que fueron elegidos para el puesto que fuera. Y lo peor no es que el político de turno lo haga, sino que los ciudadanos lo aceptamos como parte del juego. Llamamos pesetero a un jugador porque se ha cambiado de equipo y no nos escandaliza que un representante público cambie de partido. Ya va siendo hora de protestar.

The following two tabs change content below.

Dimas Haba

Latest posts by Dimas Haba (see all)

You may also like...

Deja un comentario