Sin inmigrantes

Ahora que los inmigrantes han dejado de llegar como lo estaban haciendo, se comprueba que sólo había algo que podía detener la llegada de personas de otros países: que ésta no les supusiera una mejora en su situación. La crisis hace poco atractiva la llegada a nuestro país de personas en búsqueda de oportunidades, de trabajo… Las alambradas y la criminal política de migraciones nunca consiguieron lo que la crisis ha provocado. Pero, ahora que no llegan inmigrantes, el Instituto Nacional de Estadística vuelve a recordarnos un viejo problema: el envejecimiento de la población, el abandono de algunas zonas rurales que provoca, incluso, decrecimiento de la población, el aumento del nivel de dependencia. No está de más traer estos datos a colación, la inmigración colaboró en el crecimiento económico y a resolver más de un problema, no al revés. Y parece que empezamos a darnos cuenta ahora.

The following two tabs change content below.

Javier Rodríguez

Latest posts by Javier Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario