Sin justicia no hay igualdad

Un año más celebramos el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. La situación de muchas mujeres en el mundo sigue siendo una situación de desigualdad e injusticia. Parece que avanzamos poco en hacer efectiva la igualdad entre hombres y mujeres. Hace dos semanas ya señalábamos en esta misma columna la brecha salarial que existe entre hombres y mujeres. Ahora queremos denunciar que en nuestro mundo más de 650 millones de mujeres están condenadas al hambre y a la pobreza cada año, según datos de Manos Unidas. Existe una feminización de la pobreza que se traduce en que más de la mitad de los empobrecidos de nuestro mundo son mujeres, que las dos terceras partes de las personas analfabetas también son mujeres, que dos millones de ellas sufren abuso sexual y comercio humano, que muchas de ellas son obligadas a contraer matrimonio antes de la mayoría de edad y que muchas de ellas también son discriminadas en el acceso al trabajo y en las condiciones laborales de esos trabajos…

Por tanto, la igualdad sigue brillando por sus ausencia y es que sin justicia no hay igualdad. Mientras la mujer siga siendo víctima de injusticia y violencia en el hogar y en el ámbito laboral no podremos sentirnos iguales ni satisfechos con la sociedad y el mundo que estamos creando. Este 8 de marzo hay que denunciar que el empleo que realizan las mujeres es el más vulnerable, que en las áreas rurales las mujeres sufren empleos temporales, a tiempo parcial, mal remunerados, que reciben menos sueldo que los hombres por el mismo trabajo, que la mujer ha de conciliar su trabajo con el de la casa y con su papel de madre, cuidadora y productora de alimentos… Y así podríamos continuar con una letanías de injusticia provocadas por el mero hecho de ser mujer, de tener un sexo diferente…

La igualdad efectiva necesita un modelo de desarrollo integral que afecta a todas las dimensiones de la persona y que ha de situar su dignidad en el centro de cualquier actividad, ya sea económica, laboral o política. La igualdad efectiva necesita leyes que la defiendan y la potencien, pero también necesita de la lucha y la concienciación. Como decíamos hace dos semanas, la igualdad no se pide se conquista, se pelea, se exige. Hay que cambiar las estructuras injustas de poder por unas estructuras de justicia y solidaridad. Sólo así la igualdad será verdad y no harán falta días internacionales para reclamarla.

The following two tabs change content below.

Dimas Haba

Latest posts by Dimas Haba (see all)

You may also like...

Deja un comentario