Sin luces

Ya llegó la Navidad a Huelva, ya están las calles iluminadas con sus lucecitas de colorines, ya están las rotondas llenas de animalitos navideños, todos ellos bien iluminados, que se note que estamos de fiesta, que sepamos que ya podemos consumir a tope, cantar villancicos y desearnos felices fiestas, con ese empalago de lo preestablecido, de la felicidad impuesta por decreto. Poco importa el cambio climático, el gasto de energía, nuestra ciudad debe estar bien bonita para anunciarnos a todos que ya ha llegado el tan esperado ambiente navideño. Pero, hete aquí que nuestro ayuntamiento no ha pensado en que sea Navidad para todos los vecinos. La barriada de Marisma del Odiel se ha salido fuera del presupuesto navideño, y algo parecido le ha ocurrido a Gonzalo de Berceo. Allí no han llegado las lucecitas de colores. Allí está la Huelva de segunda, aquella que no aparecía en el eslogan electoral de nuestro alcalde. Un pasito más hacia la marginación de las barriadas periféricas. El centro de Huelva esplendoro, derrochador, lleno de luz y de color. La periferia triste y oscura. Para que luego digan que no hay clases sociales.

The following two tabs change content below.

Dimas Haba

Latest posts by Dimas Haba (see all)

You may also like...

Deja un comentario