Slalom gigante

Cuando me examiné para obtener el permiso de conducir, una de las pruebas que tuve que pasar fue la del zig-zag, que consistía en zigzaguear con el coche a través de unos conos, cual prodigioso esquiador. Siempre pensé que aquella prueba era una verdadera estupidez. Pero, hete aquí que cada tarde cuando conduzco por la avenida de Federico Molina observo lo bien que me vino. Y es que he de ir sorteando vehículos en doble fila, en triple fila, en orden alterno. Realizo un slalom gigante, que para sí quisiera María José Riendas. Mientras mi coche comprueba que la dirección funciona correctamente, voy pensando si tanto trabajo cuesta aparcar correctamente, aunque ello signifique andar un poco,. ser más solidarios con nuestros vecinos, tener un poco de más civismo, hacer la ciudad más humana y habitable… Y pensar que el espacio público nos pertenece a todos.

The following two tabs change content below.

Dimas Haba

Latest posts by Dimas Haba (see all)

You may also like...

Deja un comentario