Sobran coches

La presencia de la crisis del petróleo en los medios de comunicación viene a ser similar al tiempo de los anuncios de coches que pasan las cadenas. Esa paradoja aparente tiene un claro perjudicado; el ciudadano, pero también, el planeta. Se nos incita a comprar coches y luego nos los cargan de impuestos, multas, zona azul, y el precio desorbitado de los carburantes.

El coche es el gran icono de la sociedad desarrollada, símbolo de status y progreso, y en ocasiones una proyección de la propia personalidad (véase el tunning). El problema es que con tanto culto al ego en las calles ya empiezan a sobrar coches y se apilan en parkings, o en la acera, o en donde sea.

Tenemos el problema de la falta de alternativas, porque Huelva es una ciudad lo suficientemente grande como para ir en coche y lo suficientemente pequeña como para que el trasporte público, según barrios, no sea rentable y una verdadera elección cómoda y rápida.

Mientras se generalizan alternativas al petróleo (que ya las hay, y factibles) lo más lógico es usar el coche de forma racional y saber también renunciar a él.

The following two tabs change content below.

Victor Rodríguez

Latest posts by Victor Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario