Sociedad yonqui

Isla-de-basura4El otro día participaba en una charla sobre los distintos tipos de plástico y sus posibilidades de reciclaje y de fondo había una idea interesante: ¿cómo un invento tan potente, tan útil, tan presente en la vida cotidiana, tan necesario para el desarrollo de la mayoría de la tecnología que usamos… se ha convertido en un problema?

Yo diría que por lo mismo que tantos inventos, tantos avances, tantas cosas que a priori pueden facilitarnos la vida, hacérnosla más divertida, menos puñetera, más sencilla, que pueden reducir la enfermedades o rebajar el dolor que estas provocan, nos hacen personas más ilustradas, más informadas, mejor comunicadas… pero que terminan convirtiéndose en un problema de difícil solución.

La popularización de la cultura es genial pero cuando uno ve campos o playas arrasadas tras el paso de un festival u observa lo que se paga por algunos cuadros no puede dejar de pensar que esto se nos ha ido de las manos. Las filigranas que hacen algunos deportistas con una pelota son dignas de ver pero cuando uno se entera del escaqueo fiscal de algunos clubes deportivos o de las barbaridades que se hacen para la organización de algunos eventos no puede dejar de preguntarse si las cosas no se pueden hacer de otra manera. Derivados del opio pueden ayudar a muchas personas a enfrentar sus enfermedades con menos dolor, derivados del opio han matado a miles de personas… Y así sucesivamente.

Podríamos seguir dando mil vueltas y seguir enumerando síntomas, pero no nos engañemos: el problema no está en el plástico, el fútbol, la droga, la cultura o las cosas que nos comemos. El problema, de entrada, está en cómo consumimos esas cosas, la forma compulsiva que tenemos de comer, de engullir cultura o de volvernos locos envolviendo todo con plástico. Y de salida el problema tiene un nombre: capitalismo. Ese sistema que, para funcionar, necesita más y más beneficios, que pretende que todo se base en relaciones mercantiles, que necesita vender más plástico aunque luego no sepamos que hacer cuando este se convierte en residuo, vender más droga, sea esta para sanar enfermedades o para destrozar vidas, que se beneficia del terror porque eso supone vender más “seguridad”.

Podemos inventar el mejor sistema de reciclaje de plásticos, pensé, pero mientras no reduzcamos la producción de estos de poco va a servir. Y para eso habrá que ir pensando en alternativas al capitalismo.

The following two tabs change content below.

Javier Rodríguez

Latest posts by Javier Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario