Solidaridad

Lo estamos viendo estos días; cuando la solidaridad mueve el mundo, cuando la solidaridad guía nuestros actos, desde el mirar el sufrimiento ajeno, desde la fuerte empatía con ese dolor, desde la comprensión profunda hacia los sentimientos del que lo está pasando mal. Cuando es esa solidaridad la que nos mueve y no la bronca, la mala leche o el puro egoísmo -porque en situaciones así a nadie se le ocurre guiarse desde la bronca, la mala leche o el egoísmo- no importa lo que nos pidan, ya sea recorrer veinte kilómetros bajo la lluvia, pasar noches en vela, rascarnos el bolsillo y ayudar económicamente en los gastos o poner un papelito en la luna de nuestro coche. Cuando la solidaridad mueve el mundo es más fácil que los problemas se solucionen y la esperanza en que sea así se acrecienta. Y mientras los problemas no se solucionan, los que sufren, al menos, pueden sentirse acompañados, alividaos en su dolor, cercanos a tanta gente que les comprende, que les ayuda, que intenta aligerar una carga tan pesada. Cuando la solidaridad nos mueve, corregimos esa tendencia extraña a la destrucción, hacemos que el mundo sea un poco mejor.

The following two tabs change content below.

Javier Rodríguez

Latest posts by Javier Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario