Son residuos

El informe realizado por los europarlamentarios que visitaron Huelva en febrero insta a la empresa Fertiberia a asumir el coste de la restauración de los terrenos de los fosfoyesos, bajo el principio de “quien contamina paga”, al entender los fosfoyesos como residuos y no como subproductos como pretendían la empresa y la Junta de Andalucía. El informe presentado ante la Comisión de Peticiones de la Unión Europea también pide más diálogo y una rehabilitación de la zona que haga posible el empleo verde. Después de tanta demagogia parece que queda claro el efecto contaminante de los fosfoyesos, y la responsabilidad de quien los vertieron y que los que denunciaron el caso ante la Unión Europea no eran unos locos que no querían a Huelva, sino ciudadanos concienciados que pretenden una ciudad más sana, más descontaminada y más sostenible. Con el tiempo la verdad termina abriéndose paso.

The following two tabs change content below.

Dimas Haba

Latest posts by Dimas Haba (see all)

You may also like...

Deja un comentario